GLORIA AMPARO
 

 ► INICIO
 
 ► PRESENTACIÓN
 
 ► ESPACIOS DE ENCUENTRO
 
 ► POEMAS
 
 ► PUBLICACIONES
 
 ► EXPERIENCIAS DE LOS
      ENCUENTROS 

 
 ► BUENAS NOTICIAS 
 
 ► FOTOS
 
 ► ENLACES DE INTERÉS
 
 ► CONTACTO

PRESENTACIÓN

Espacio, lugar, tiempo… que nos damos para el Encuentro

Encuentro: ¿de quienes? De personas que aspiramos a vivir el Encuentro

¿Con quién? Con la Presencia, el Misterio que nos habita y es en todo y en todos. Es vivir relaciones desde ese lugar interior de Paz, Armonía, Sabiduría, que va más allá de la mente, que es no dual o transpersonal, y que está hecho de aceptación, comprensión y compasión con uno mismo y con todos. Es vivir desde la Conciencia Testigo, el Espacio Consciente que somos.

Espiritualidad y Meditación

Espiritualidad, es ser quien somos, es vivir la vida desde lo mejor de uno mismo, desde ese lugar interior de Paz, Sabiduría, Silencio, Misterio, Presencia.

La espiritualidad habita en todas las personas, en todos los seres. Es poner en pie la sabiduría, la bondad y el sentido que nos habita dentro, y vivir el amor y compasión que somos, con nosotros mismos y con toda la realidad creada, desde esa unidad de ser con todos y con todo.

Es lo que Jesús dice a la Samaritana: Jn 4, 22-23: “Llega la hora, y ya estamos en ella, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad... Dios es espíritu, y los que lo adoran deben adorarlo en espíritu y en verdad.»

Meditación, es darnos tiempos para estar con lo mejor de nosotros mismos, para despertar a la Consciencia de lo que somos y vivimos, a través de la Observación de nuestro interior, siendo el Espacio Consciente que Observa, el Testigo de lo que interiormente se vive, no identificándose con la mente, si no tomando distancia de ella acoger lo que brota. Es despertar a la atención plena y vivir el aquí y ahora.

Meditamos para vivir desde nuestro ser y nos damos un tiempo de estar con lo mejor de nosotros mismos para tomar conciencia de quien somos en profundidad y vivir desde ello.

En las prácticas meditativas se trata de ser conscientes de lo que vivimos a través del silencio y de la observación de la mente, es decir de los pensamientos, sentimientos, emociones y procesos mentales, sabiendo que no somos lo observado si no el Espacio Consciente que Observa. Al observar lo que pasa de una manera tranquila, ecuánime e imparcial podemos tomar distancia de lo que sucede, la mente se acalla y queda lo que somos: el Vacío, el Misterio, la Nada, la Presencia.

La meditación no es solo una práctica de las personas religiosas, sino también de gente sin una fe determinada, de toda persona que quiera vivir desde su ser, y desde la atención y observación de su interior.

Se suele comenzar observando la respiración, relajando el cuerpo y observando lo que pasa en nuestra mente.